La escritura

  © Copyright  Fernando Conde Torrens

 

 

 

            Llegamos a un tema que tiene mucho que ver con nuestro tema de fondo, cómo nació la escritura. Y, gracias a un libro que un buen amigo me ha dejado, hablaremos de cómo se descubren cosas desconocidas cuando de escritura se trata. Pero conozcamos antes algunos detalles interesantes sobre al escritura.

            Pondremos ejemplos de diferentes tipos de escrituras, pero sepamos primero dónde y cuando nació la escritura. Antes de entrar en materia digamos que un pictograma es un signo de escritura compuesto de figuras o símbolos. Se llama también ideograma. Es decir, para escribir sol, dibujamos un círculo. Y si queremos escribir hombre, dibujamos un hombre de pie. ¿Queremos escribir mujer? Pues ya se sabe.

El primer empleo de la escritura fue para indicar cuantos cerdos, asnos y sacos de cereal recibía el templo sumerio de un determinado sujeto. Luego bastaba con dibujar un cerdo y el signo para el 2, si había entregado dos cerdos. No es de extrañar que la primera escritura fuera de tipo pictografía, o escribir pintando. Pintando animales.

No sé seguro cuál fue el motivo, pero muy pronto los pictogramas dejaron de emplearse y se abrieron dos ramas, la mesopotámica y la egipcia, que eran los únicos que contaban en el mundo de cara a estas cosas. Los mesopotámicos idealizaron los dibujos de los pictogramas, sustituyéndolos por varios trazos que recordaban la forma del dibujo inicial. Luego esos trazos se estilizaron y la similitud se perdió. Por su parte, los egipcios pasaron al sistema jeroglífico, escribiendo con dibujos esculpidos en las paredes de los templos.

Sería muy largo detallar la evolución de la escritura entre mesopotámicos y egipcios, que contaban con la escritura jeroglífica, la hierática y la demótica, pero no vamos a entrar en esos detalles. Lo que nos interesa es saber cómo nació el griego escrito, así que seguimos sólo esa senda.

Por ahora tenemos la escritura pictográfica, que ha derivado en otra hecha a base de pequeños trazos realizados con una caña cortada sobre arcilla blanda. Para eso Mesopotamia es rica en agua y en arcilla. Esta escritura se llamará cuneiforme y, pasado el tiempo, los babilonios se apuntarán a un invento que simplificará enormemente la tarea de los escribas, de los que saben escribir y leer, el alfabeto. He aquí una muestra de escritura cuneiforme alfabética, la de los persas, conocidos nuestros.

Los lenguajes perdidos. P.E.Cleator.

Ediciones Orbis, S.A. 1.986.

 

Ya comprende el lector que un lenguaje pictográfico, en que es preciso aprender a representar cada objeto, verbo y sustantivo es muy complicado. Así estaban las cosas cuando los fenicios comprendieron que su idioma había apenas una veintena o poco más de sonidos distintos. Y para definir esos sonidos se les ocurrió llamar a tales sonidos con un signo. Un signo de algo que en su idioma comenzara con ese sonido y fuera fácil de dibujar. 

Por ejemplo, ellos vivían en barracas. El sonido de lo que hoy llamamos la letra “B” sería una barraca, el dibujo de una casa muy simplificada. De ese modo todas los conceptos de la conversación se podían representar con un reducidísimo número de signos. Había nacido lo que nosotros llamamos alfabeto y la escritura alfabética. Los egipcios hicieron suya la idea, como veremos más adelante.  Los mesopotámicos, también. Los chinos, no. Los habitantes de América Central, tampoco. Por eso siguieron escribiendo mediante dibujos, como los chinos, más o menos. Lenguajes pictográficos. 

 Voy a pasar a seguir una de mis últimas adquisiciones sobre Historia, la colección Historia de la Humanidad, editada por Arlanza Ediciones el año 2.000 y que consta de 30 tomos. Del quinto tomo, titulado Persas e hititas, he entresacado este detallado gráfico.

  

 

            En él vemos que hacia el 3.200 AEC, se inicia a escritura pictográfica en Mesopotamia. La escritura pasa rápidamente a Egipto, será jeroglífica. Mil años más tarde hay una cultura en Creta, la minoica. Ellos siguen escribiendo con dibujos, las escrituras que se llaman lineal A y lineal B. Hacia 1.350 AEC surge en Fenicia el alfabeto fenicio, el primero del mundo. Todos se suman a transformar sus lenguajes en lenguajes alfabéticos.

El primer resto de escritura griega que ha llegado a nosotros, alfabética, claro está, es de los alrededores del año 700 AEC. Poco más tarde el invento llegará a Italia, poblada por etruscos y más tribus. Los etruscos eran los más adelantados culturalmente. Pero los romanos serán más fuertes y su lengua, el latín, también será alfabético.

El primer alfabeto fenicio se inicia por las letras que para nosotros son “a”, “b” y “g”. Las primeras letras de los alfabetos más antiguos eran precisamente a, b, g. Como el hebreo, alef, bet, guimel. En griego, alfa, beta, gamma. En latín, en cambio, es a, b, c. Y de ahí derivarán los alfabetos de todas las lenguas romances modernas.

Me quedo con ganas de mostrar al lector un esquema bastante completo de las diferentes formas de la escritura, es éste.

Diferentes alfabetos y escrituras antiguas.

Fuente: Atlas du monde biblique. Larousse/The Times.

1.- Valor silábico en cuneiforme acadio. 2.- Fenicio antiguo. 3.- Hebreo antiguo. 4.- Hebreo moderno. 5.- Árabe. 5.- Tablilla de arcilla de Ugarit, con el alfabeto más antiguo conocido. 6.- Sello bilingüe de un rey hitita, del palacio real de Ugarit.

Arriba del todo, el cuneiforme ugarítico. Los primeros lenguajes escritos lo eran sin vocales. Haga la prueba el lector a escribir una frase en castellano sin vocales, separando las palabras, y luego léala sin saber qué había escrito. Verá que es posible. En cuneiforme, se empleaban signos separadores de palabras.

        Y por último, una muestra de escritura jeroglífica, la hitita, que también hemos mencionado pocos días atrás. Fueron los que descubrieron la tecnología del hierro. eso Hacía que sus espadas fueran más duras y ellos, mejores guerreros, con todo lo que eso significaba antaño. Una idea para las escrituras jeroglíficas, se leen allá donde apuntan los signos que están claramente orientados, por ejemplo, las cabezas de animales.

Historia de la Humanidad. Arlanza Ediciones. 2.000.

Jeroglíficos hititas.

 

    De los hititas apenas hemos dicho nada. Veamos su zona de influencia, a mediados del segundo milenio AEC. Claro que por aquel entonces no dominaban aún la escritura. Es que, no se olvide, estamos resumiendo la historia de 3.000 años en dos patadas. Y eso puede incitar a confusión. Hatti o hititas es lo mismo. Estaban en el centro de la actual Turquía. Los hurritas de debajo de ellos eran los habitantes del Mitanni. Debajo, los asirios. Y finalmente los babilonios y más al oeste, Egipto. Estos fueron los actores de los primeros actos de la historia de la tribu. 

Historia de la Humanidad. Arlanza Ediciones. 2.000.

El reino hitita hacia –1.650. Península de Anatolia.

 

Ya sabemos, si no lo sabíamos antes, de dónde deriva nuestro alfabeto, de los fenicios. La escritura, de donde debía nacer, de Mesopotamia, de los sumerios, los primeros que viviendo en barracas, comenzaron a formar ciudades, tener templos, recoger impuestos y necesitar llevar la contabilidad de los bienes a que tenían derecho los sacerdotes y el monarca, porque los impuestos, en la Antigüedad muy antigua, se recogían en los templos, casualidad. El monarca tenía el poder, pero el poder venía del cielo, de los sacerdotes. La tenaza. Y nadie se libraba. Dondequiera que rascas un pelín, salta la liebre.

Están cercanas las vacaciones, tampoco vamos a enfadarnos por un quítame ahí esas pajas. Mañana veremos cómo se investigan estas cosas de las escrituras cuando no se tiene ni idea de por dónde empezar, que es, más o menos, lo sucedido con la cosa de nuestros textos sagrados. Estoy viendo que, como en las series de espías de la tele, la cosa se va a quedar a medias. Casualidad ...

Enlace al próximo día

Fernando Conde Torrens es autor de "Simón, opera magna", "El Grupo de Jerusalén", "La Salud" y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano. En http://simonoperamagna.blogs.com  hay comentarios y más información sobre este libro.